Noticia Ampliada

La relación entre la respiración oral y las alteraciones en el crecimiento y desarrollo

  • Publicado el 16 de Mayo de 2023
  • |
  • ALERGIAS
  • 2531

La relación entre la respiración oral y las alteraciones en el crecimiento y desarrollo

En la temporada primaveral, especialmente en mayo, es común observar un incremento en los casos de rinitis alérgica. Diversos estudios han demostrado que estos casos están relacionados con la respiración oral. La inflamación o irritación ambiental de la cavidad nasal puede provocar edema en la mucosa nasal, obstruyéndola y reduciendo el flujo de aire a través de la nariz, lo que lleva a la respiración por la boca, total o parcialmente.

La respiración oral es un hábito perjudicial que afecta el equilibrio adecuado de la lengua, las mejillas y los músculos periorales, y también influye en nuestra postura. Estas alteraciones son especialmente importantes en los niños, ya que se encuentran en una etapa crucial de crecimiento y desarrollo, así como en la adquisición de hábitos correctos para el futuro.

Un niño con respiración oral tiende a tener la boca abierta o entreabierta la mayor parte del tiempo, puede tener dificultad para cerrar los labios (incompetencia labial), una cara alargada debido a la rotación mandibular y la lengua en una posición más baja. En muchos casos, también se pueden observar ojeras.

La respiración oral se asocia con una posición más baja de la mandíbula (cara alargada), lo que provoca un descenso de la lengua y alteraciones en el crecimiento, conocidas como clase II (la mandíbula se encuentra en una posición más posterior, mientras que el maxilar superior está más anterior o una combinación de ambos). Además, se ha observado que la respiración oral puede causar alteraciones en el resalte (distancia entre los dientes superiores e inferiores), mordidas cruzadas debido a cambios en el crecimiento transversal del maxilar superior (el maxilar superior muerde por dentro de la mandíbula) y mordida abierta (falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores) debido al aumento en la altura facial (cara alargada) y cambios en los puntos de contacto normales entre los dientes.

Sin embargo, las consecuencias de la respiración oral no se limitan solo al crecimiento y desarrollo. También se ha observado un aumento en la incidencia de caries en niños que presentan este patrón respiratorio, debido al uso de inhaladores, así como a una disminución en los niveles de saliva. Cuando el aire ingresa por la boca, la saliva se evapora, lo que reduce la humedad en la cavidad oral. Es importante recordar que la saliva es fundamental para mantener un pH estable, proteger los tejidos que rodean los dientes y prevenir las caries, entre otras funciones. Por lo tanto, es necesario abordar de manera multidisciplinaria la respiración oral, donde el dentista desempeña un papel fundamental en la prevención, diagnóstico y tratamiento de los problemas dentales y de desarrollo asociados con este hábito, reduciendo así el riesgo de que estos efectos se perpetúen en la edad adulta.

Fuente: COEM (https://coem.org.es/content/index/1725#container)

 


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!


Noticias relacionadas